Existen en España más de medio millón de personas tituladas que se encuentran inscritas en algún colegio profesional relacionado con la actividad sanitaria. Un 20% trabajan en Atención Primaria y un 80% en Atención Especializada. El colectivo más numeroso corresponde a los profesionales de enfermería con 250.139 efectivos, seguido de los médicos, con 213.977, lo que supone 55 y 47 colegiados por 10.000 habitantes, respectivamente.
El colectivo de enfermería, con el 83,3%, es donde se produce el mayor porcentaje global de feminización en la profesión, le siguen los farmacéuticos, con un 70,3% del total 61.975 colegiados. Los odontólogos/estomatólogos y los veterinarios, con 25.697 y 28.188 colegiados respectivamente, tienen porcentajes de feminización inferiores, el 43,3% en el caso de los primeros y el 40,4% para los segundos. Aunque el cómputo global de los profesionales médicos sigue siendo favorable al colectivo masculino, las cifras en edades más tempranas son claramente femeninas, por lo que la tendencia revertirá en los próximos años.

En la foto podemos ver a una enfermera en su puesto de trabajo.

enfermera.jpg


Un 27% de los facultativos que trabajan en Atención Especializada prestan servicio en medicina interna y especialidades médicas, el 23% en los servicios centrales (análisis clínicos, microbiología, radiodiagnóstico, etc.), el 18% en cirugía y especialidades quirúrgicas.
En cuanto a los médicos que trabajan en Atención Primaria el 82,2% son especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y el 17,8% en Pediatría.

En Atención Primaria se atienden más de 300 millones de consultas al año, con una frecuentación de 7,4 consultas / habitante/ año. La actividad en consulta se produce tanto por demanda espontánea del ciudadano como tras programación por el médico de familia o pediatra. La enfermería en Atención Primaria trabaja tanto en actividad programada como respondiendo a la demanda de actuaciones técnicas diagnósticas o de cuidados de salud.

En cuanto a la Atención Especializada se producen más de 3,8 millones de altas hospitalarias al año financiadas por el SNS.
Del mismo modo, se producen 60 millones de consultas con los diferentes médicos especialistas, se atienden 18,3 millones de urgencias y se realizan 2,9 millones de intervenciones quirúrgicas.

Los servicios sanitarios de primer nivel -Atención Primaria- se caracterizan por tener una gran accesibilidad y por la suficiente capacidad de resolución técnica como para abordar íntegramente los problemas de salud de presentación frecuente. El segundo nivel -Atención Especializada- cuenta con los medios diagnósticos y/o terapéuticos de mayor complejidad y coste dentro del sistema, cuya eficiencia es muy baja si no se concentran y a los que se accede, en primera instancia, por indicación de los facultativos de Atención Primaria. La Atención Primaria pone a disposición de la población una serie de servicios básicos en una isocrona de 15 minutos desde cualquier lugar de residencia. Los dispositivos asistenciales principales son los Centros de Salud, donde trabajan equipos multidisciplinares integrados por médicos de familia, pediatras, personal de enfermería, y personal administrativo, pudiendo disponer también de trabajadores sociales, matronas y fisioterapeutas. Dada su disposición en el entramado de la comunidad, se encomienda a este nivel las tareas de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad.
Como máxima expresión de accesibilidad y equidad en el acceso, la Atención Primaria llega físicamente hasta el domicilio del ciudadano cuando es necesario.

Vamos a centrarnos ahora en la figura del conocido como médico de cabecera, aunque la denominación oficial en España es médico de familia.
El término médico de cabecera hace referencia a un tipo de ejercicio de la medicina, la atención primaria, que está instalada tanto en medio rural como urbano. Es un profesional sanitario que ejerce en un centro de salud o en un consultorio; siendo el médico más cercano a una determinada población y, en muchas ocasiones, el único facultativo disponible para sus habitantes.

Otras denominaciones son:
  • médico de atención primaria
  • médico de familia
  • médico general
  • médico personal
  • médico rural
  • médico titular

Valores específicos del médico de atención primaria:
  1. El razonable control de la incertidumbre clínica.
  2. El control prudente de los tiempos de atención.
  3. El establecimiento de una relación personal prolongada en el tiempo con el paciente, su familia y su comunidad.
  4. La organización flexible necesaria para garantizar la accesibilidad efectiva a los cuidados necesarios.
  5. La polivalencia en la prestación de cuidados.
  6. El rechazo a la tiranía del diagnóstico.
Con ello se logra la prestación de cuidados tan cerca del paciente como sea posible, y se establece una adecuada escalada en la respuesta a los problemas de salud.

Misión del médico de cabecera:
  • Ayudar al paciente a evitar enfermedades, curarlas (en su caso) y sobrellevarlas, y a ayudar a morir con dignidad.
  • Contribuir a la eficiencia del sistema sanitario (lograr que el gasto se centre en lo que tenga más "rentabilidad social", con la equidad como valor central).

Función: es un profesional médico que está a cargo de un número determinado de personas (población asignada), en un determinado centro de salud, cuyas funciones son asistenciales (o clínicas), docentes, investigadoras y administrativas (o gestoras); y que orienta su actividad a tres aspectos:
  1. La promoción de estilos de vida saludable.
  2. La identificación oportuna de riesgos y daños a la salud.
  3. La resolución oportuna y adecuada de los problemas de salud más frecuentes de esas personas.

Como nivel superior tenemos la Atención Especializada, que se presta en Centros de Especialidades y Hospitales, de manera ambulatoria o en régimen de ingreso. Tras su conclusión, el paciente y la información clínica correspondiente retornan nuevamente al médico de Atención Primaria quien, al disponer del conjunto de los datos de su biografía sanitaria, garantiza la visión clínica y terapéutica global. Ello permite que la continuidad de los cuidados siga caracterizada por la equidad, independientemente del lugar de residencia y de las circunstancias individuales de autonomía, dado que la atención llega hasta el propio domicilio del paciente.

Dentro de esta organización, la ubicación de los recursos asistenciales responde, básicamente, a una planificación sobre demarcaciones demogeográficas delimitadas, las Áreas de Salud, que establece cada Comunidad Autónoma, teniendo en cuenta factores de diversa índole pero, sobre todo, respondiendo a la idea de proximidad de los servicios a los usuarios. Las Áreas de Salud se subdividen, a su vez, en Zonas Básicas de Salud que son el marco territorial de la Atención Primaria, donde desarrollan las actividades sanitarias los centros de salud. Cada Área dispone de un hospital general como referente para la Atención Especializada. En algunos Servicios de Salud existen estructuras organizativas intermedias entre el Área de Salud y la Zona Básica.

Nos centraremos ahora en la figura del médico especialista.

En España, se denomina médico especialista a aquellos Licenciados en Medicina que mediante un programa de formación postgrado conocido como Médico Interno Residente (MIR) que tiene una duración de 4 a 5 años, que se realiza en los hospitales, y que adquieren un conjunto de conocimientos médicos especializados relativos a un área específica del cuerpo humano, a unas técnicas quirúrgicas o a un método diagnóstico determinado. Por ejemplo, los oncólogos son especialistas en el tratamiento del cáncer y los hematólogs son especialistas en sangre.

Especialidades médicas en España:

En 2010 existen en España un total de 50 especialidades médicas divididas en clínicas, quirúrgicas, médico-quirúrgicas y especialidades de laboratorio. Muchas de estas especialidades están reconocidas por otros países pero algunas de ellas que son propias de la medicina española.

1. Especialidades clínicas en España.

Las especialidades clínicas médicas se corresponden con la figura tradicional de "médico": que asisten personalmente al paciente, realizan la anamnesis y la historia clínica, diagnostican (apoyándose en otros especialistas de diagnóstico) y tratan, pero que no utilizan técnicas quirúrgicas.
La tendencia actual es a especializarse por sistemas, existiendo también algunas especialidades centradas en un determinado tipo de patología, o grupo de edad específico.

  • Alergología
  • Anestesiología y Reanimación
  • Aparato Digestivo
  • Cardiología
  • Dermatología
  • Endocrinología y Nutrición
  • Genética
  • Geriatría
  • Hematología y Hemoterapia
  • Infectología
  • Inmunología
  • Hidrología Médica
  • Medicina del Deporte
  • Medicina del Trabajo (General y Profesional)
  • Medicina Familiar y Comunitaria
  • Medicina Intensiva
  • Medicina Interna
  • Medicina Legal y Forense
  • Medicina Preventiva y Salud Pública (Comunitaria y Hospitalaria)
  • Nefrología
  • Neumología
  • Neurología
  • Oftalmología
  • Otorrinolaringología
  • Oncología Médica
  • Oncología Radioterápica
  • Pediatría
  • Psiquiatría
  • Rehabilitación
  • Reumatología

2. Especialidades quirúrgicas en España.

Las especialidades quirúrgicas que existen en España se corresponden con la figura de cirujano, y utilizan medios más o menos invasivos para tratar, modificar o extirpar físicamente la zona patológica. Se dividen por sistemas.

  • Cirugía Cardiovascular
  • Cirugía General y del Aparato Digestivo
  • Cirugía Oral y Maxilofacial
  • Cirugía Pediátrica
  • Cirugía Torácica
  • Cirugía Plástica, Estética y Reparadora
  • Neurocirugía

3. Especialidades médico-quirúrgicas en España.

Estos especialistas realizan el proceso completo de asistencia al paciente: prevención, diagnóstico y tratamiento tanto con medios farmacológicos como quirúrgicos. Por ello, tratan zonas de reducido tamaño o bien, de fisiología similar.

  • Angiología y Cirugía Vascular
  • Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología
  • Estomatología
  • Obstetricia y Ginecología
  • Odontología
  • Oftalmología
  • Otorrinolaringología
  • Ortopedia y Traumatología
  • Urología

4. Especialidades de laboratorio en España.

De apoyo a las demás, realizan diagnósticos y sugieren tratamientos a los clínicos, por lo que en ellas la relación con el paciente es reducida. En la medicina actual, resultan imprescindibles para llevar a cabo un diagnóstico y posterior tratamiento adecuados.

  • Análisis Clínicos
  • Anatomía Patológica
  • Bioquímica Clínica
  • Farmacología Clínica
  • Inmunología
  • Medicina Nuclear
  • Neurofisiología Clínica
  • Microbiología y Parasitología
  • Radiodiagnóstico




FUENTES:

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_Nacional_de_Salud_(Espa%C3%B1a
http://www.msc.es/estadEstudios/estadisticas/docs/LIBRO-BAJA.PDF
http://www.msc.es/organizacion/sns/docs/sns2010/Principal.pdf
http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9dico_especialista