10.3.1. Jamaica
El 80% de la población no goza de un plan de seguro y cuenta con la sanidad pública, que está disponible gratuitamente en las instituciones públicas.
Fuente: http://jamaica-gleaner.com 25 Julio 2010
Las mayores empresas jamaicanas ofrecen a sus trabajadores seguros sanitarios y el gobierno contribuye a las primas de estos seguros de salud.
Los seguros médicos son ofrecidos a nivel público por el National Insurance Scheme (NIS) www.mlss.gov.jm y a nivel privado por:
§ Medecus Health
Distrito de Kingston & St. Andrew
www.medecus.com/?q=about.htm
§ Sagicor Life Jamaica Limited
Distrito de Kingston & St. Andrew
www.sagicorja.com

La tarjeta del NHF (Nacional Health Fund) se obtiene rellenando unos formularios disponibles en los centros de salud, los hospitales, las clínicas, las farmacias y las sedes de NHF. Están disponibles también online (http://www.nhf.org.jm/nhf_form.pdf).
El médico de familia debe indicar en el formulario la enfermedad que padece el paciente, firmar e indicar su número de afiliación.
El paciente indicará sus datos y su número de identificación fiscal (Tax Registration Number - TRN) y llevará el formulario a una oficina del NHF.
Los formularios para menores de 18 años tendrán que ser firmados por un adulto o un tutor legal.
Para obtener la tarjeta NHF y acceder a los beneficios que otorga es necesario tener un numero de identificación fiscal (TRN), lo mismo vale para los niños. El número TRN se puede obtener en cualquier Oficina Tributaria. Los padres o tutores legales pueden solicitar un número TRN para los menores.
Fuente: http://www.nhf.org.jm/dynaweb.dti?dynasection=general&dynapage=nhf_application
En septiembre 2009 el gobierno puso a disposición de los ciudadanos la Tarjeta Sanitaria (Government of Jamaica Health Card), un nuevo instrumento para facilitar el acceso al sistema sanitario y a las medicinas.
Todos los jamaicanos residentes tienen derecho a apuntarse, solo tienen que llevar su número de identificación fiscal “TRN” (Taxpayer Registration Number) a un hospital o centro de salud, e indicar su domicilio actual. En un plazo de dos semanas reciben la tarjeta en su casa.
Al presentar la tarjeta GOJ Health Card junto con la prescripción médica al farmacéutico de cualquier farmacia pública (o de aquellas farmacias que expongan el cartel “GOJ Health Card accepted here”) se obtienen de forma gratuita las medicinas incluidas en la lista de medicamentos vitales, esenciales y necesarios “VEN (Vital Essential and Necessary) drug list”.
Fuente: www.jis.gov.jm/minhealth/html/2009090
Ya desde 1996 existe el programa JADEP (Jamaica Drug for the Elderly Programme -Programa de Medicamentos para Adultos Mayores de Jamaica). Un programa pensado para aliviar las dificultades que encuentran las personas mayores para obtener medicamentos.
El JADEP permite a las personas a partir de los 60 años adquirir a un coste mínimo unas determinadas medicinas para el tratamiento de enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes, el glaucoma, la artritis, el asma, la psicosis y enfermedades vasculares y cardíacas.



10.3.2. Sudáfrica
10.3.2.1. Concepto general e inscripción en el Seguro Social.
La Constitución de Sudáfrica consagra el derecho a la seguridad social en su sección 27 1) c), que estipula que: “… toda persona tiene derecho a la seguridad social, así como a la asistencia social adecuada, en caso de no disponer de los medios de subsistencia para sí mismo y sus dependientes …”.
El Gobierno ha establecido un sistema de tres pilares para la provisión de la seguridad social: el pilar no contributivo (financiado con cargo a los impuestos), el pilar contributivo y el pilar privado voluntario. Los regímenes contributivos constituyen la seguridad social, mientras que los no contributivos incluyen la asistencia social y la asistencia social en situaciones de precariedad.
Al ser de naturaleza no contributiva, la provisión de asistencia social se financia con cargo a los ingresos generales del Gobierno, y se otorga en forma de transferencias monetarias mensuales a los beneficiarios. Los pagos se realizan por medio de transferencias a las cuentas bancarias o de pagos en efectivo a los beneficiarios en centros de pago distribuidos por todo el país.
El seguro social es el pilar contributivo del sistema de seguridad social que tiene por objetivo proteger a los empleados, y a las personas a su cargo, de contingencias que puedan interrumpir sus ingresos. El seguro social proporciona protección mediante pensiones o fondos de previsión, prestaciones médicas, de maternidad, enfermedad, invalidez, sobrevivientes, desempleo y accidentes del trabajo, para empleados que trabajan en el sector formal.
En el sector de la salud, la mayoría de la población depende de servicios de cuidados de salud públicos financiados de forma insuficiente, al no haber seguridad social para el cuidado médico. Los seguros son generalmente planes médicos privados, a los que se accede porque forman parte del contrato con el empleador, o por inscripción voluntaria individual. El marco legislativo para los planes médicos estipula que la prima debe ser igual para los miembros de una misma comunidad y que la afiliación debe ser indiscriminada con un paquete mínimo de prestaciones. Sin embargo, el coste de la cobertura aún está fuera del alcance de muchos trabajadores del país.
El Fondo de Indemnización por Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales (Compensation for Ocupational Injuries and Diseases – COID) se estableció de conformidad con la Ley de Indemnización por Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales (Nº 130 de 1993) y estipula que todos los empleadores, tal y como están definidos en la Ley, deben pagar primas anuales en función del total de los salarios que hayan pagado y el nivel de riesgo de accidentes establecido para el sector en que el empleador desarrolle su actividad. El Estado y los trabajadores no están obligados a contribuir al COID. El COID paga prestaciones a los trabajadores afectados por un accidente del trabajo o a los que se les ha diagnosticado una enfermedad causada por su trabajo (enfermedad profesional), con independencia de que su empleador haya pagado o no las primas necesarias. El COID cubre cinco contingencias, a saber:
· costes médicos y hospitalarios derivados de accidentes laborales y enfermedades profesionales;
· incapacidad temporal que puede ser total o parcial: la indemnización es del 75 por ciento del sueldo mensual del trabajador;
· incapacidad total permanente: la indemnización es una pensión mensual;
· incapacidad parcial permanente: la compensación es una pensión mensual proporcional o un pago único, en función del alcance de la invalidez;
· muerte: cuando el trabajador muere a consecuencia de un accidente, las personas a su cargo reciben una pensión.
Además de la seguridad social que casi siempre obliga a las personas que tienen un empleo en el sector formal a contribuir a los sistemas mencionados anteriormente, algunas personas deciden ahorrar en planes privados para tener cobertura ante contingencias inesperadas, como enfermedades crónicas, discapacidad o jubilación.
Los seguros privados de enfermedad y de jubilación han crecido a causa de la falta de cobertura obligatoria de dichas contingencias.
El acceso a la cobertura médica ha sido sistemáticamente bajo (por debajo del 15 por ciento de la población) durante la última década, debido a su elevado coste. Aunque los planes médicos están regulados para evitar la discriminación y la selección adversa, su coste aún queda fuera del alcance de muchas familias que dependen por completo de los servicios de cuidados de salud públicos. Se está considerando, por lo tanto, desarrollar un sistema de seguro de salud nacional que sea más inclusivo.
La Ley de Planes Médicos (Ley Nº 131 de 1998) proporciona el marco legislativo necesario para gestionar y regular los regímenes de seguro de salud privados llamados planes médicos en Sudáfrica. La Ley también incluye el establecimiento de un Consejo de Planes Médicos (Council for Medical Schemes) que regula los asuntos relacionados con los planes médicos y se centra principalmente en proteger los intereses de los miembros de dichos planes. El mandato legislativo de la Ley de Planes Médicos corresponde al Ministerio de Salud (Department of Health).
Fuente: http://www.issa.int/esl/Recursos/Informes-de-conferencias/Panorama-General-del-Sistema-de-Seguridad-Social-de-Sudafrica




10.3.3. Australia
10.3.3.1. Concepto general e inscripción en la Seguro Social.
- Emisión de la Tarjeta Sanitaria y asignación del médico
Centrelink es la agencia del gobierno australiano que paga beneficios de seguridad social y provee formas de asistencia y servicios a la Comunidad.
El acceso a los sistemas sanitarios australianos se hace mediante una tarjeta sanitaria. Centrelink es la agencia que se encarga de ofrecer la tarjeta gubernamental Health Care Card (tarjeta de beneficios de salud) Si usted cumple con los requisitos, la tarjeta le dará derecho a una variedad de concesiones, incluso en el costo de medicinas y servicios para la salud (médico, dentista, ambulancia). Una vez tenga la tarjeta sanitaria, podrá elegir el médico de cabecera que quiera.
Fuente: http://www.centrelink.gov.au/internet/internet.nsf/payments/conc_cards_hcc.htm

10.3.3.2. Base de datos de población protegida del Sistema Nacional de Salud. Seguridad y accesos.
El gobierno proporciona un folleto sobre la protección de los datos de la población en el sistema Nacional de Salud. La información de los pacientes suele ser guardada durante muchos años y se usa para planear futuros servicios sanitarios y que pueden facilitar una mejora en los mismos.
En la segunda parte se puede encontrar preguntas comunes sobre la información sanitaria. La tercera sección proporciona más detalles sobre la recogida de información y el uso de la información sanitaria.
Fuente: http://www.wager.org.au/docs/misc/Information_about_your_health_data_booklet.pdf

10.3.3.3. Población cubierta por el Sistema Nacional de Salud
Como en España, el acceso a los servicios sanitarios públicos se realiza a través de la tarjeta sanitaria individual expedida por Medicare que es el documento que identifica a cada ciudadano como usuario en todo el sistema Nacional de Salud.
Todas las personas que residan en Australia –excepto la isla de Norfolk – cumplen todos los requisitos si:
· tienen la ciudadanía australiana
· se han expedido un visado permanente
· tienen la ciudadanía neocelandesa
· han solicitado una visa permanente (que excluye una aplicación para un visado para padres) – y otros requisitos que se aplican.
Fuente: http://www.medicareaustralia.gov.au/public/migrants/new-residents.jsp

10.3.3.4. Tarjeta Sanitaria Oceanía o Certificado Provisional sustitutorio
No existe una tarjeta sanitaria como en Europa o un Certificado Provisional Sustitutorio. Pero, el gobierno australiano tiene firmados convenios con otro tipo de países para la atención sanitaria (Nueva Zelanda, República de Irlanda, Reino Unido, Suecia, Finlandia, Noruega, Países bajos, Bélgica, Malta e Italia).
Además, los neozelandeses tienen el derecho de solicitar una tarjeta sanitaria siempre y cuando faciliten a Medicar cierta documentación. Lo mismo les pasa a los Australianos que llevan tiempo viviendo fuera de su país (más de 5 años) y a la vuelta necesiten asistencia sanitaria.
Fuentes: http://www.medicareaustralia.gov.au/public/migrants/new-residents.jsp
http://www.medicareaustralia.gov.au/public/migrants/visitors/index.jsp




10.3.4. Pakistán
Existe un sistema de previsión social establecido por el Estado pero sólo se aplica al sector formal de la economía que lo componen los funcionarios – civiles y militares – y una parte del sector privado. La no existencia de una red nacional de Seguridad Social, hace que las familias se ayuden entre ellas.
Los empleados que trabajan en el sector informal sólo pueden esperar alguna ayuda de organizaciones civiles como las mezquitas o las ONGs y en último lugar de la generosidad privada. No existe ningún organismo estatal que coordine esta función.
Dependiendo del número de empleados y del salario se determinan unas obligaciones distintas para el empresario. Para los empleados con bajos salarios (menos de 3000Rs/50$ mes), la empresa debe cotizar una pequeña cantidad que daría derecho a recibir una pensión aún menor. En la práctica pocas lo hacen. Los empleados con salarios mayores acuden normalmente a fondos y planes de pensiones privados.
Hay dos programas de asistencia social que son el Employees Old Age Benefits Institution y la Provincial Social Security, en donde quedan reflejadas todas las ayudas por enfermedad, invalidez, vejez, desempleo, maternidad, accidentes, fallecimiento, etc.



10.3.5. Nueva Zelanda
En Nueva Zelanda, los usuarios de los servicios sanitarios pueden registrarse voluntariamente en un centro de atención primaria (Primary Health Organisation) de modo que las tarifas por uso de los servicios son más reducidas que si no lo están. Los usuarios cuyos recursos económicos sean más reducidos pueden beneficiarse de la Tarjeta Comunitaria (Community Services Card), que les proporciona un descuento sobre la tarifa reducida. Asimismo, aquellos que precisen atención sanitaria continua (más de 12 veces al año) pueden solicitar la Hgh Use Health Card para reducir su gasto en medicina.
Fuentes:http://www.moh.govt.nz/moh.nsf/indexmh/phcs-funding-huhc
http://www.moh.govt.nz/moh.nsf/indexmh/phcs-funding-csc

10.3.5.1. Base de datos de población protegida del Sistema Nacional de Salud. Seguridad y accesos
A cada usuario se le asigna un número (National Health Index) en el momento de su nacimiento para identificarle de cara al uso de los servicios sanitarios. Está compuesto por tres letras y cuatro números y funciona de forma similar a la tarjeta sanitaria en España, puesto que relaciona los datos de cada paciente con la información contenida en su historia clínica. Solo el organismo competente dentro del Ministerio de Sanidad (New Zealand Health Information Service) así como el personal sanitario puede acceder al mismo.
Fuente: http://www.nzhis.govt.nz/moh.nsf/pagesns/266?Open
10.3.5.2. Población cubierta por el Sistema Nacional de Salud
Todas las personas que residen legalmente en Nueva Zelanda, ya sean ciudadano o expatriados con el visado correspondiente, así como los turistas (en urgencias) están cubiertas por el sistema de salud.
Fuente: http://www.moh.govt.nz/eligibility